26 septiembre 2011

PROCLAMA DIA NACIONAL DE LA BIBLIA SPM 2011



Hermanos (as) :

Es lamentable que no podamos caminar seguros por las calles, que al transitar en nuestros vehículos nos sintamos atemorizados. Que al reposar en el balcón de nuestras casas, ya no sintamos la seguridad de antes por temor a la violencia y la delincuencia.

Hay violencia en las escuelas, en las universidades, en el parqueo del supermercado, al conducir por las calles, al caminar por el parque. Hay violencia en las reuniones de las juntas de vecinos, por interés mezquinos. Hay violencia en el seno de los partidos políticos, hay violencia en el hogar, al hacer fila en una oficina pública, ejerce violencia el padre o la madre al reclamar por su hijo en la escuela. Manifiesta violencia el ciudadano al reclamar sus derechos al saber que estos han sido violados. Hay violencia por doquier.

La violencia y la criminalidad se están apoderando de nuestras calles. La violencia y el delito están a la orden del día, nos estamos convirtiendo en un pueblo violento e inseguro. La delincuencia se está apoderando de nuestros barrios, calles, avenidas y centros públicos.

Los últimos hechos de violencia, hablan por sí solo, hombres mejor equipados que la policía realizan actos delictivos a la orden del día. Hombres que maltratan sus esposas, le ponen fin a su vida y la de sus hijos, jóvenes que deciden quitarse la vida; porque creen que ya todo está perdido.

No podemos permitir que la violencia y la criminalidad nos ganen la carrera. Reclamamos del Estado Dominicano, mayores controles preventivos en contra de la violencia. El Estado cuenta con los organismos necesarios para frenar esta ola delictiva que azota al pueblo dominicano. Reclamos que sea puesto en ejecución un plan nacional preventivo y educativo a favor de la paz y la seguridad ciudadana. Sabemos que la política represiva del Estado, no es suficiente; porque violencia genera violencia.

De igual forma, exhortamos que todos asumamos el rol que nos corresponde, condenamos a los padres irresponsables, que abandonan los hijos a su suerte, bajo el pretexto de que no tienen tiempo por pasársela trabajando; y no saben dónde están sus hijos y a qué hora van a la cama. La educación inicia en el hogar.

La Biblia, el libro sagrado, la palabra de Dios, nos da el mayor ejemplo de paz, amor y solidaridad: Jesús. Dios nos enseña por medio de su hijo; la tolerancia, la templanza, la bondad y el perdón a aquellos que nos han ofendido.

Cuando la Biblia, llega al hogar; el hombre golpeador cambia, el hombre lleno de resentimientos es sanado. Los violentos son convertidos en hombres de paz, pidamos al Dios todo poderoso que nos ayude a ser gente de paz, gente de bien. Busquemos en Dios y su palabra la solución, porque en TIEMPOS DE VIOLENCIA LA BIBLIA TIENE LA RESPUESTA.

Atte.

DIRECTIVA EJECUTIVA 2011-2012

Versículo del día