20 marzo 2011

Iglesia de Dios R. D. demanda unidad de la sociedad civil y gobierno


Pastor Elvis Samuel, Obispo Iglesia de Dios Inc. Rep. Dom

Por: Dpto. de Relaciones Públicas


La Iglesia de Dios en la República Dominicana, proclamó que ante la situación de incertidumbre social, política, económica y espiritual que vive el país y el mundo en los actuales momentos, se hace necesario que todos los sectores de la vida nacional se integren a la búsqueda de soluciones reales a los múltiples males que nos afectan como nación.


En el marco de la celebración de su 68ava Convención Nacional, la Iglesia de Dios demandó a través de una Carta Pastoral, el cese de la violencia expresada en la constantes alzas de los precios de los artículos de primera necesidad, ante la alegada indiferencia de las autoridades para detener la misma, lo que dijo se agrava con el no aumento de los magros salarios de los empleados públicos y privados.



El Supervisor Nacional de la Iglesia de Dios, Obispo Elvis Samuel Medina, reclamó del gobierno, tras leer el citado documento, el cese de los molestosos apagones y la crisis en el sector eléctrico, para lo cual dijo no se vislumbra una solución a corto, medina o largo plazo; ya que las proclamadas soluciones del pasado se han quedado solo en promesas.



Reclamó asimismo, de las autoridades y el sector privado, tras presidir la Asamblea General que refrendó dicha Carta Pastoral, detener de una vez y por toda la corrupción pública y privada; las cuales dijo, afectan con violencia la “moribunda” esperanza de los dominicanos, quienes dijo ven enriquecerse de manera acelerada e impune a funcionarios públicos y empresarios agiotistas.



Exigió además de las autoridades gubernamentales y judiciales, poner fin a la “evidente impunidad”, de que gozan quienes están en posiciones del Gobierno, apoyados en su proximidad con el Poder, lo que aseguró debilita el sistema judicial dominicano.



Demandó asimismo de las autoridades una mayor protección a favor de los niños, niñas y adolescentes, quienes aseguró, sufren desprotección y violencia cuando el Gobierno no hace una adecuada inversión en Salud y Educación.



Asimismo, el Concilio Iglesia de Dios en la República Dominicana se mostró partidario, a través de dicha Carta Pastoral, a que en el país se instaure definitivamente el respeto a la Constitución y las Leyes: y que en ese mismo sentido, las Políticas Públicas sean orientadas no solo a construir edificaciones, sino, a edificar los ciudadanos que la Patria necesita para cumplir los propósitos de Dios en la Tierra.

(Cortecia de: Diarionoticias.com)

Versículo del día